Uset reconoció a Nahuel, quien salvó dos vidas en un incendio

Nahuel Ríos, puntaltense de 19 años, fue recibido ayer por la mañana por el intendente Mariano Uset, quién en un emotivo encuentro lo felicitó y entregó un reconocimiento, destacando...
Reconocimiento-a-Nahuel-1

Nahuel Ríos, puntaltense de 19 años, fue recibido ayer por la mañana por el intendente Mariano Uset, quién en un emotivo encuentro lo felicitó y entregó un reconocimiento, destacando el heroico acto que protagonizó el pasado 25 de junio, cuando salvó a una mamá y a su pequeño hijo de 4 años de un incendio.

El intendente recibió a Nahuel, acompañado por el director de Protección Ciudadana y Medioambiente, Carlos Montero, quien sugirió el reconocimiento al joven héroe, tras enterarse de su historia.

Uset se emocionó a escuchar el relato de lo sucedido en boca del propio Nahuel, destacando la gran valentía y lucidez en esa situación límite, a pesar de su corta edad.

Nahuel, nació en Punta Alta hace 19 años y se desempeña como personal de Tropa Voluntaria de la Infantería de Marina. Es padre de Ethan, de un año y medio de edad.

Cómo fue el heróico recate. Según él mismo relató en declaraciones al diario La Nueva, “ese 25 de junio cerca de las 14hs fue a buscar a su bebé Ethan a lo de sus suegros y sintió un fuerte olor a quemado cerca. Primero pensó que era alguien incinerando hojas secas, pero después vio que la vecina de al lado se asomaba por un ventiluz y le hacía señas”.

“Me acerqué y vi un humo negro —cuenta—. Mientras mi suegra llamaba a los bomberos, saltamos la medianera con mi suegro para abrir la puerta, pero no pudimos. Fui hacia el ventiluz para entrar a la casa y vi a la señora desvanecida a un costado. No sé de dónde saqué fuerzas para sacarla, era corpulenta”.

Cuando salía, Nahuel sintió que algo le ardía en la espalda. Era el suéter que se le estaba quemando, así que se lo quitó enseguida.

“No tenía mucho aire y tocía bastante, pero en eso sentí que lloraba y gritaba un nene. Empecé a desesperarme porque no podía verlo ni encontrarlo. Salí por ese ventiluz y dimos la vuelta para poder entrar por una de las ventanas. Mi suegro no podía respirar por el humo y salió, y yo distinguí el pantaloncito y las piernas del nene debajo de una mesa. Se me vino el alma al cuerpo cuando supe que estaba bien y lo saqué por la ventana.”

Categories
CiudadPolitica
No Comment

Leave a Reply

*

*

RELATED BY